La vitamina d3 es una excelente opción para fortalecer los huesos y tejidos gracias a las grandes cantidades de nutrientes que posee esta, sin embargo, a pesar de sus grandes beneficios, se ha demostrado que esta afecta a la salud de los vasos sanguíneos a medio o largo plazo dependiendo de la cantidad de vitamina d3 que se consuma.

Recientemente, con los resultados de varios análisis y exámenes, se dio como resultado el descubrimiento de que la vitamina k2 o menaquinona, demuestra que es capaz de potenciar los efectos de la vitamina d3 a demás de que protege al individuo de sus efectos dañinos.

Antes de comenzar a explicar como sucede esto es necesario demostrar qué son estas vitaminas con el objetivo de facilitar su compresión y además enseñar cómo es que estas vitaminas se afectan entre sí.

¿Qué son la vitamina d3 y la vitamina k2?

La vitamina d3 es una vitamina liposoluble, lo que quiere decir que está disuelta en grasas, a pesar de que existen 5 tipos de vitaminas el cuerpo humano solo es capaz de reconocer 2 de estas, ergocalciferol o más conocida como vitamina d2 y la vitamina d3 también llamada colecalciferol, la cual es mucho más potente que la anterior.

Formula química de la vitamina d3

Esta vitamina también es llamada como “La vitamina del sol” debido a que la exposición solar aumenta exponencialmente la producción del colecalciferol de esta vitamina y por lo tanto los nutrientes que posee.

¿Qué es la vitamina k2?

La vitamina k2 al igual que el colecalciferol se encuentra como una sustancia liposoluble a demás de que la absorción de esta mejora grandemente cuando se consume en grasas, de esta vitamina existen 5 tipos. Sus derivados naturales son filoquinona (vitamina k1) o menaquinona, vitamina k2.

La filoquinona puede ser encontrada en abundantes vegetales con hojas verdes y la menaquinona en la mayoría de alimentos que provienen de los animales y productos fermentados como el natto, un derivado de la soja o el queso.

Esta vitamina al igual que todas las vitaminas “K” poseen la capacidad de mejorar la coagulación sanguínea, sin embargo, esta también ayuda como un efecto protector para diversos tipos de cáncer (especialmente el cáncer de mama y el cáncer de colon) debido a que actúa como un antioxidante en el cuerpo.

¿Qué resulta de la mezcla de ambas vitaminas?

La vitamina D es imprescindible para el desarrollo del cuerpo humano y también para el mantenimiento de los huesos del cuerpo, ya que absorbe el calcio producido por la dieta.

Al mismo tiempo la vitamina K2 se encarga de que el mineral del calcio obtenido por los nutrientes y la vitamina d3 se distribuya a los lugares necesarios como es el caso de los dientes y los huesos.

Al mezclarse estas dos se desarrolla una notable mejora en la salud física, el metabolismo y la salud mental, las moléculas de ambas vitaminas actúan de forma sinérgica por lo que aumentan sus resultados beneficiosos para la persona y disminuye la cantidad de riesgo que demuestran por separadas.

A demás de todos estos resultados, también beneficiarán de forma que aumentarán el rendimiento muscular, disminuirá la presión sanguínea, también disminuye la posibilidad de alguna enfermedad cardiaca y entre otras cosas, mejora el estado de ánimo de la persona que la consuma.